21 de enero: la Iglesia católica celebra a Santa Inés

Santa Inés inspiró la ceremonia de bendición de los corderos, con cuya lana se hacen los palios arzobispales.

Una de las santas más características por su pureza y castidad es Santa Inés, cuya fiesta litúrgica es el 21 de enero. Ella, a sus 13 años, fue martirizada durante la persecución de Valeriano (258-259) o en la de Diocleciano hacia el año 304. Hay imprecisiones en su biografía, no se sabe con exactitud si fue quemada viva o decapitada. Fue sepultada en la Vía Nomentana de Roma y sobre su tumba se levantó la Iglesia de Santa Agnese Extramuros hacia el año 630.

La muerte de Santa Inés inspiró una ceremonia religiosa: la bendición de los corderos. Cada año, en la festividad de Santa Inés, se bendicen dos corderos con cuya lana se fabrican los palios que recibirán los nuevos arzobispos. El Papa entrega en persona los palios en una ceremonia especial en el Vaticano, en la que se hace referencia al Buen Pastor que cuida a sus ovejas y da la vida por ellas.

Los corderos que se bendicen en la fiesta de Santa Inés se utilizan para los palios arzobispales.

Los corderos que se bendicen en la fiesta de Santa Inés se utilizan para los palios arzobispales.

Los palios son ricamente bordados con seda en sus caídas y hombros con seis o cinco cruces negras o rojas distribuidas sobe los apéndices que caen en la parte que cae sobre la espalda y la otra mitad sobre el pecho. Se empezó a usar desde el siglo VI, se hicieron algunas modificaciones en el diseño en el siglo IX y otras más en el siglo XV.

Biografía de Santa Inés

La leyenda dice que el hijo del prefecto de Roma había solicitado a Inés en matrimonio, pero ella rechazó al joven en varias ocasiones manifestándole que su prometido era Jesucristo, dándole a entender su absoluta entrega. Hay algunas variantes en su historia entre las versiones latina y griega.

El prefecto ordenó entonces su muerte, y milagrosamente, Inés sobrevivió a las llamas de una hoguera por lo que es más creíble que su muerte haya sido con una espada sobre su cuello.

Santa Inés.

Santa Inés.

A ella la representan en el arte sacro junto a un blanco cordero, con largos cabellos que cubren su cuerpo y en la hoguera.

Santa Inés es patrona de las vírgenes, los prometidos, de la castidad y de los jardineros.