Cuarto día en honor a la Virgen del Carmen

 

DÍA CUARTO

POR LA INTERCESIÓN DE MARÍA 

JESÚS ABRE EL CORAZÓN DE LOS

DISCIPULOS A LA FE.

(La autorevelación en las bodas de Caná)

Hemos llegado al cuarto día de la novena a Nuestra Madre la Santísima Virgen, en la advocación del Carmelo que nos invita a profundizar en lo que significa la “autorevelación de Jesús en las Bodas de Caná como misterio de la luz”. Luz que iluminó el caminar de la prefectura en su tercera etapa, con Monseñor Luis Carlos Riveros, quien con su testimonio de vida enseñó y sembró la virtud del amor a la Virgen María hasta el último momento de su existencia, cuando fue llamado a ir al encuentro  definitivo con el Padre. Igualmente recordamos al Padre Mario Jiménez y los sacerdotes salesianos que llegaron por aquella época.

Jn 2, 1-12

“Tres días más tarde se celebraba una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. También fue invitado Jesús a la boda con sus discípulos. Sucedió que se terminó el vino preparado para la boda, y se quedaron sin vino. Entonces la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino.» Jesús le respondió: «Qué quieres de mí, Mujer? Aún no ha llegado mi hora.» Pero su madre dijo a los sirvientes: «Hagan lo que él les diga.» Había allí seis recipientes de piedra, de los que usan los judíos para sus purificaciones, de unos cien litros de capacidad cada uno. Jesús dijo: «Llenen de agua esos recipientes.» Y los llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, les dijo, y llévenle al mayordomo.» Y ellos se lo llevaron. Después de probar el agua convertida en vino, el mayordomo llamó al novio, pues no sabía de dónde provenía, a pesar de que lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua. Y le dijo: «Todo el mundo sirve al principio el vino mejor, y cuando ya todos han bebido bastante, les dan el de menos calidad; pero tú has dejado el mejor vino para el final.» Esta señal milagrosa fue la primera, y Jesús la hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él. Jesús bajó después a Cafarnaúm con su madre, sus hermanos y sus discípulos, y permanecieron allí solamente algunos días”.

zitfrid

Administrador técnico del sitio web