Día del Maestro.

Titulo Carta a los maestros

 

 Miremos a San José como el modelo del educador, que custodia y acompaña a Jesús en su camino de crecimiento «en sabiduría, edad y gracia»” Papa Francisco.

 

Mí querido docente:

Con motivo del día del maestro quiero enviarles mi saludo cariñoso y agradecido por esa labor de educadores que ustedes realizan a lo largo y ancho de esta región.

Me ha parecido interesante que conozcan parte del mensaje del Papa Francisco con motivo de la fiesta de San José, en donde encontramos unos elementos preciosos para la tarea de ser educadores.

El papa ha dicho: “Miremos a José como el modelo del educador, que custodia y acompaña a Jesús en su camino de crecimiento «en sabiduría, edad y gracia», como dice el Evangelio. Él no era el padre de Jesús: el padre de Jesús era Dios, pero él hacía de papá de Jesús, hacía de padre de Jesús para ayudarle a crecer. ¿Cómo le ayudó a crecer? En sabiduría, edad y gracia.

Partamos de la edad, que es la dimensión más natural, el crecimiento físico y psicológico. José, junto con María, se ocupó de Jesús ante todo desde este punto de vista, es decir, lo «crio»,preocupándose de que no le faltase lo necesario para un desarrollo sano. No olvidemos que la custodia atenta de la vida del Niño comportó también el exilio en Egipto, la dura experiencia de vivir como desplazados —José fue un desplazado, con María y Jesús— para escapar de la amenaza de Herodes. Después, una vez que volvieron a su patria y se establecieron en Nazaret, está todo el largo periodo de la vida de Jesús en su familia. En esos años José enseñó a Jesús incluso su trabajo, y Jesús aprendió a ser carpintero con su padre José. Así, José ayudó a crecer a Jesús.

Pasemos a la segunda dimensión de la educación: la «sabiduría». José fue para Jesús ejemplo y maestro de esta sabiduría, que se alimenta de la Palabra de Dios. Podemos pensar en cómo José educó al pequeño Jesús en la escucha de las Sagradas Escrituras, sobre todo acompañándolo el sábado a la sinagoga de Nazaret. Y José lo acompañaba para que Jesús escuchase la Palabra de Dios en la sinagoga.

Y, por último, la dimensión de la «gracia». Dice san Lucas refiriéndose a Jesús: «La gracia de Dios estaba con Él» (2, 40).

Aquí ciertamente la parte reservada a san José es más limitada res

pecto a los ámbitos de la edad y de la sabiduría. Pero sería un grave error pensar que un padre y una madre no pueden hacer nada para educar a los hijos en el crecimiento en la gracia de Dios. Crecer en edad, crecer en sabiduría, crecer en gracia: éste es el trabajo que hizo José con Jesús, ayudarle a crecer en estas tres dimensiones, ayudarle a crecer.

Querido maestro: enseñemos a  nuestros alumnos a crecer en edad, es decir, en valores humanos: de trabajo, responsabilidad y cumplimiento, pero también  enseñémosle a  crecer en sabiduría, pero la sabiduría de Dios, la que nos muestra el verdadero camino de la felicidad, que consiste en el servicio a los demás, y enseñémosle a crecer en Gracia, es decir, en coherencia de vida.

Que el Señor hoy y siempre le bendiga en esa labor que realiza.

 

imagen dia del maestro

 

zitfrid

Administrador técnico del sitio web