EL MISIONERO DEL ARIARI

BREVE RESEÑA BIOGRAFICA

PBRO. VALENTIN APARICIO PERSONA.

(1926-2014)

1920285 10202752488950465 1795904426 n

Nació el 14 de Abril de 1926 en la región de Castillejo de Azaba en Salamanca España. Sintiendo la llamada del Señor en la tarea de  anunciar su mensaje, decide optar por la vida consagrada, de esta manera realiza su prenovisiado en Montilla Córdoba (Cadiz). Posteriormente inicia sus estudios de Filosofía en Utrera España. El Periodo práctico o Tironicio lo realizo en Cadiz (1950-1952). Sigue avanzando en su proceso vocacional y recibiendo poco a poco los ministerios que lo van configurando cada vez más con el sacerdocio y la persona de Jesucristo.

Recibe el ministerio del acolitado en Bogotá D.C el 28 de Octubre de 1954, y posteriormente en la misma ciudad el 19 de Diciembre de 1954 recibe elministerio del lectorado.Dos años más tarde el 26 de Mayo de 1956 recibe el ministerio del Diáconado de manos de Monseñor Tulio Botero y durante el mismo año el 28 de Octubre de 1956 recibe su ordenación sacerdotal de manos de Monseñor Pablo Bértoli N.A.

El ejercicio de su ministerio sacerdotal y su labor pastoral la inicia en Mendez- Ecuador durante los años (1956-1957) donde se desempeñó como catequista y director espiritual. Luego en 1960-1962 trabajo en Aguacate – Ecuador como director. Al año siguiente 1962-1965 es trasladado a Sucúa-Ecuador, donde se va a desempeñar como director. Hacia el año de  1965 hasta 1968 es trasladado a Gualaquiza – Ecuador donde será  vicepárroco itinerante, posteriormente durante los 1968-1971 sigue trabajando en Gualaquiza –Ecuador, pero esta vez como director.

En 1971 retorna a su natal  España donde realiza algunos estudios, al volver a Latinoamérica, su nuevo hogar y lugar de trabajo evangelizador será Colombia y más específicamente las majestuosas, pero entrañables llanuras y mesetas de Boca de Monte.  De esta manera, hacia  finales de 1971 es asignado para trabajar en Puerto Lleras, allí a las orillas del imponente rio Ariari encarna el evangelio y su misión por anunciar a  Jesucristo hace que llegue a las veredas y casas más apartadas sin importar las condiciones geográficas o de clima. De esta manera, se gana el aprecio y el cariño de los pobladores, quienes poco a poco comprenden el sentido del llamado y seguimiento de Jesús, al mismo tiempo ven en el Padre Valentín un testimonio de vida digno de ser admirado. Con su carisma acompaño a esta comunidad hasta finales de 1974.

Al iniciar el año 1975 es nombrado párroco de la Macarena reconocida por ser uno de los parques naturales más célebres del país; allí trabaja arduamente con la comunidad durante ocho (8) años abriéndose paso entre la maraña, recorriendo caminos reales, largos senderos, caminando extensas jornadas, pero feliz de poder anunciar con gozo la buena nueva de la salvación en aquellos pueblos que más lo necesitan, su misión en este lugar  se extiende hasta 1983.

Posteriormente en 1984 continúa recorriendo las extensas tierras del Ariari, llegando a ser nombrado  párroco de Mesetas, lugar donde anuncia y vive con gozo la alegría del evangelio, de la misma manera se enfrenta a caminos de herradura y agotantes jornadas, con el objetivo de anunciar y mostrar el amor de Dios Padre.

Esta región sigue contando con su labor pastoral y las comunidades gozan del anuncio del evangelio, es así que, en 1988 es nombrado párroco en Puerto Concordia lugar donde estaría ejerciendo su labor evangelizadora durante cinco (5) años, allí a las orillas del rio Ariari recorre veredas y surca las aguas, para demostrar una vez más que el anuncio del evangelio no tiene límites y configurado con la persona de Jesús, se entrega abnegadamente para el servicio de los más necesitados, mostrando de esta manera el rostro divino, pero también humano de Dios Padre.

En 1993 el Señor lo llama a prestar su servicio como director y párroco nuevamente en la comunidad de mesetas, quienes lo esperaban con gran alegría. Cinco años después, una población distante en tiempo es benefactora de la evangelización, es así que, durante el año 1999 y 2000 la inspección de la Julia ubicada en el municipio de Uribe-Metra lo recibe como director y párroco, las condiciones geográficas de acceso a este lugar erán bastante difíciles lo que hacía que el viaje se convirtiera en una larga y agotadora jornada; pero sin importar, una

vez más, tenía claro que su misión era evangelizar a los pueblos, llevar el amor de Dios a aquellas personas que aún no lo habían escuchado o sentido.

Durante el 2001 al 2010 la inspección de Jardín de las peñas, del municipio de Mesetas-Meta, lo recibe como párroco, a pesar de su avanzada edad  su espíritu misionero sigue tan joven que lo mueve a seguir caminando trochas y veredas en contra de las inclemencias del tiempo y de las condiciones geográficas y de orden público. A este punto es reconocido y admirado por una buena cantidad de pobladores de la región del Ariari, quienes con una sonrisa en el rostro manifiestan que en años pasados el padre los bautizo, los educo, les anuncio el evangelio o les tendió una mano amiga cuando pasaban por alguna situación  difícil.  

En los últimos años (2011-2014) fue asignado para prestar su servicio  pastoral  en el Instituto técnico la Holanda, ubicado en Granda-Meta, durante este tiempo se dedicó a visitar las veredas circundantes y con su carisma siguió anunciando a la persona de Cristo, el cual, se convirtió en su camino, verdad y vida.

El padre Valentín fue un gran misionero incansable que entrego su vida al servicio de las gentes del Ariari, quien abrió la brecha entre las inmensas llanuras, ríos y mesetas de nuestra Diócesis enfrentando las trochas y caminos reales, enfermedades tropicales y la inclemencias del tiempo, anunciando a Cristo camino, verdad y vida y llevando la esperanza de su Reino. Paz a su tumba. 

zitfrid

Administrador técnico del sitio web