El Papa llama a construir la paz, pues “nadie se salva solo”

“Con la ayuda de Dios, es posible construir un mundo de paz y así salvarnos juntos”, dijo el Papa.

El Papa Francisco hizo un llamado a la paz y a la fraternidad en el 34º Encuentro de Oración por la Paz en el espíritu de Asís, promovido por la Comunidad de Sant’Egidio, que se llevó a cabo en Roma este 20 de octubre de 2020.

El Pontífice participó en un momento de oración ecuménica con el patriarca de Constantinopla Bartolomé I y los representantes de las diversas iglesias ortodopatxas y protestantes en la Basílica de Santa María en Aracoeli.

En la homilía que pronunció el Santo Padre hizo referencia al pasaje bíblico sobre la Pasión de Jesús, y reflexionó sobre la tentación del “Sálvate a ti mismo”, esto es, “la tentación de pensar solo en protegerse a sí mismo o al propio grupo, de tener en mente solamente los propios problemas e intereses, mientras todo lo demás no importa”.

Repasando varios momentos en los que las personas llaman a Jesús a salvarse a sí mismo por egoísmo, Francisco destaca que “el ‘evangelio’ del sálvate a ti mismo no es el Evangelio de la salvación. Es el evangelio apócrifo más falso, que carga las cruces sobre los demás. El Evangelio verdadero, en cambio, carga con las cruces de los otros”.

El Obispo de Roma exhortó a pedir al crucificado “la gracia de estar más unidos, de ser más fraternos” y a que cuando estemos tentados de seguir la lógica del mundo, “recordemos las palabras de Jesús: ‘Quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará’ (Mc 8,35)”.

Después de la intervención del Papa hubo un breve momento de oración, mientras que una persona encendía una vela y la colocaba en un gran candelabro. Entre las intenciones se rezó también por América Latina, por el fin de la violencia en América Central, los acuerdos de paz en Colombia, por México y el fin de la violencia causada por el narcotráfico y por la reconciliación en Venezuela.

Después de la oración, el Papa Francisco se dirigió a la Plaza romana del Capitolio donde tuvo lugar la ceremonia con representantes de las grandes religiones del mundo y autoridades. Aquí, poniendo en evidencia que el mundo que tiene “sed ardiente de paz” recordó también que la paz no se logra por sí solos sino juntos, encontrándonos.

“La fraternidad, que nace de la conciencia de ser una sola humanidad, debe penetrar en la vida de los pueblos, en las comunidades, entre los gobernantes, en los foros internacionales. De esta manera, aumentará la conciencia de que sólo podemos salvarnos juntos encontrándonos, tratándonos, evitando las peleas, reconciliándonos, moderando el lenguaje de la política y de la propaganda, desarrollando caminos concretos para la paz”, dijo el Pontífice.

“Estamos juntos esta tarde, como personas de diferentes tradiciones religiosas, para comunicar un mensaje de paz. Esto muestra claramente que las religiones no quieren la guerra, al contrario, desenmascaran a quienes sacralizan la violencia, piden a todos que recen por la reconciliación y que actúen para que la fraternidad abra nuevos caminos de esperanza. De hecho, con la ayuda de Dios, es posible construir un mundo de paz y así, hermanos y hermanas, salvarnos juntos”, dijo el Papa.

Con información de Zenit y Vatican News