Eutanasia transforma a médicos en jueces de la vida y la muerte, afirman jóvenes

Unos dos mil jóvenes entre los 16 y 30 años escribieron una carta abierta a los legisladores de Portugal para pedirles que no legalicen la eutanasia, una práctica que convertiría a los médicos en los “jueces de la vida y de la muerte”.

Así lo indicaron los jóvenes, vinculados a la Compañía de Jesús, en la carta abierta “Prevenir lo que no se puede remediar”, publicada por la agencia Ecclesia del Episcopado portugués, en la víspera de la votación que se realizará este jueves 20 de febrero en el Parlamento.

En la carta los jóvenes señalan que la eutanasia convierte a la muerte asistida “no en un acto médico sino también en un acto jurídico” y transforma los médicos en “jueces de la vida y de la muerte”.

“Si la ley es incorrectamente aplicada, el resultado es la muerte indebida de alguien. Y ese error es irremediable ya que la muerte es irremediable”, señalaron. Los jóvenes alertaron que con esta norma un paciente podría morir “debido a otros motivos que no son su dolencia”, como el miedo a sufrir o ser un peso para otros, la soledad o el abandono.

Los jóvenes recuerdan que en 2018, cuando se rechazó un proyecto de ley similar, “la discusión fue escasa y no esclareció la opinión pública”.

En la carta indican además que “no hablan del retiro de un soporte artificial de la vida o de interrumpir tratamientos innecesarios. Esas posibilidades ya están reguladas, respetando la libertad del enfermo y de los profesionales de salud”.

“De lo que se trata aquí –dijeron– es de si un médico debe provocar la muerte de un enfermo y para eso no basta citar el principio de libertad individual”.

El Parlamento de Portugal debatirá y votará mañana el proyecto de ley. Los partidos que apoyan la norma son el Bloco de Esquerda, el Partido Socialista y las formaciones ecologistas.

De ser aprobada, la ley pasaría a comisión para su mejora y la incorporación de enmiendas.

Ecclesia informó que el 18 de febrero se realizó una vigilia ecuménica por la vida, presidida por el Obispo de Funchal, Mons. Nuno Bras.

En el evento, el Prelado dijo que “no es suprimiendo la vida que nosotros los seres humanos resolvemos el sufrimiento”.

“No matarás no es solo un principio o un mandamiento religioso” sino “un principio de humanidad porque ninguno está sin los otros”, agregó.

“Cuando alguien deja de ser responsable por su vida y por la vida de su prójimo, por su defensa y dignidad, es toda la humanidad la que se ve disminuida en su humanidad”, subrayó el Obispo.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en ACI Digital.