LA VICARIA DE PASTORAL

Es la instancia Diocesana que, bajo la autoridad del Obispo, coordina el trabajo pastoral de la Diócesis con el apoyo de las Vicarias Foráneas y las distintas delegaciones Diocesanas de las Dimensiones de Pastoral, para promover, animar, la acción evangelizadora de la Iglesia Particular.

Es puente de animación entre la curia diocesana, las Vicarias foráneas, las delegaciones diocesanas de las dimensiones de pastoral, las parroquias y los agentes de pastoral. Además, que impulsa, promueve, pone en marcha y hace seguimiento a la ejecución del Proceso Evangelizador de la Iglesia Particular (PEIP).

Está a cargo del Vicario Episcopal de pastoral con la misma potestad ordinaria que por derecho universal compete al Vicario General y que sea como el Coordinador ejecutivo de todas las acciones referentes a la vida pastoral de la Diócesis y, sirva a la vez, como animador del Proceso Evangelizador de la Iglesia Particular (PEIP. (Cf CIC 476).

 

De la vicaría dependen dos organismos:

  1. El Equipo Diocesano de Animación Pastoral (EDAP); que es un equipo eclesial integrado por laicos, religiosas, sacerdotes y el Obispo; cuya función es la promoción, animación y acompañamiento a las Delegaciones Diocesanas y a los Equipos Parroquiales de Animación Pastoral (EPAP), animando e impulsando la elaboración de propuestas para la implementación del Plan Diocesano de Pastoral (Proceso Evangelizador de la Iglesia Particular).
  2. Las Dimensiones de pastoral y sus delegaciones:La pastoral diocesana está organizada por Dimensiones y delegaciones o comisiones. Cada Delegación tiene un coordinador que vela por la pastoral de conjunto entre las delegaciones adscritas a la Dimensión; las delegaciones, por su parte, tienen un delegado responsable de animar e impulsar el trabajo pastoral con los destinatarios que le son propios mediante procesos, eventos y actividades ordinarias.

Funciones

La Vicaría de Pastoral asume de manera directa la Misión Pastoral del Obispo y, por tanto, es la responsable inmediata de llevar a cabo las orientaciones y programas que el Pastor Diocesano considera pertinentes y necesarias en su Misión Evangelizadora para responder de manera apropiada a los retos pastorales de cada momento.

Con este principio claro es posible señalar ahora algunas tareas propias de la Vicaría:

  1. Presentar a nivel diocesano una planeación integral que permita el adecuado desarrollo de las diferentes actividades pastorales de las dimensiones de pastoral (organismos, instituciones, programas, etc.) dentro de una verdadera pastoral orgánica y sistemática.
  2. Planear la actividad pastoral de la Diócesis con las herramientas que se consideren oportunas y apropiadas.
  3. Monitorear y acompañar el trabajo pastoral que adelantan las parroquias y las distintas instituciones diocesanas. La vicaría de pastoral debe motivar, animar y orientar la labor pastoral que los sacerdotes, religiosas y laicos realizan en sus respectivos campos de trabajo.
  4. Coordinar el trabajo pastoral de las Dimensiones de la Pastoral y sus respectivas delegaciones. Los delegados de pastoral son colaboradores inmediatos del Vicario Episcopal de Pastoral y, por tanto, a él le corresponde conocer, orientar y apoyar el trabajo pastoral que cada delegado adelanta en su respectivo campo.
  5. Analizar de manera permanente el acontecer Pastoral de la Diócesis para ayudar al Obispo a discernir los retos y exigencias pastorales de cada momento.
  6. Buscar nuevos caminos (métodos y expresiones pastorales) para responder adecuadamente a las necesidades pastorales emergentes.
  7. Fomentar la formación permanente y sólida de los diferentes agentes de la Pastoral, especialmente los laicos
  8. Colaborar en la elaboración de las propuestas de planes específicos correspondientes a los diversos campos de la acción pastoral y ayudar a las delegaciones diocesanas, a los comités parroquiales las realizaciones de sus planes específicos.
  9. Animar el Plan Global de Pastoral de la Diócesis (Proceso Evangelizador de la Iglesia Particular) en coordinación con el EDAP, los Vicarios Foráneos, los delgados de las distintas dimensiones Pastorales.

EL EDAP

El Equipo Diocesano de Animación Pastoral (EDAP).  Es un Equipo Eclesial integrado por laicos, religiosas, sacerdotes y el Obispo; que promueve, anima, propone, elabora propuestas y acompaña a las Delegaciones Diocesanas y Equipos Vicariales y parroquiales en la implementación del Plan de Pastoral de la Diócesis (Proceso Evangelizador de la Iglesia Particular)

¿Qué hacemos?

  1. Animar e impulsar el Plan Diocesano de Pastoral (Proceso Evangelizador de la Iglesia Particular) por medio del Método Prospectivo.
  2. Promover la espiritualidad de comunión Misionera y Participación
  3. Promover la formación espiritual y pastoral de los Agentes.
  4. Capacitar y ayudar a los Equipos Parroquiales de Animación Pastoral (EPAP) en cuanto al método de planificación y la programación.
  5. Acompañar, impulsar y animar las Comisiones Diocesanas de Pastoral.

 

LAS DIMENSIONES DE PASTORAL

  1. DIMENSIÓN DE LA PASTORAL COMUNITARIA
  2. Multitudes
  3. Familiar
  4. Comunidades Eclesiales Misioneras

 

  1. DIMENSIÓN DE LA PASTORAL DE SECTORES HUMANOS
  2. Juvenil
  3. Vocacional
  4. Educativa

 

  1. DIMENSIÓN DE LA PASTORA DE LOS SERVICIOS PASTORALES
  2. Catequesis – Biblia
  3. Misionera y de Infancia
  4. Salud
  5. Social

 

  1. DIMENSIÓN DE LA PASTORAL MINISTERIAL
  2. Movimientos Apostólicos
  3. Presbiteral

 

  1. DIMENSIÓN DE LA ANIMACION PASTORAL
  2. Medios de Comunicación