Políticas de control del Gobierno chino hacia cristianos aumentaron en 2019, indica ONG

Las políticas del Gobierno de China para desarrollar una “religión con características chinas” aumentaron la persecución de los cristianos del país, aseguró la ONG de derechos humanos ChinaAid.

Esta ONG se enfoca en crear conciencia sobre los abusos de los derechos humanos, brindar apoyo y asistencia legal a los presos de conciencia chinos y sus familias, y promover el gobierno de ley y libertad religiosa en todo el país.

Un informe de 53 páginas publicado el 28 de febrero por la organización con sede en Texas (Estados Unidos) acusa a los funcionarios chinos de destruir iglesias, imponer regulaciones estrictas sobre la religión y alentar tanto a las personas no religiosas como a las iglesias reconocidas oficialmente a informar sobre las iglesias ilegales establecidas en casas.

Las políticas gubernamentales “alientan los informes de actividades religiosas ilegales, principalmente dirigidas a iglesias en casas”, dijo.

“Animar a delatar es un método común aplicado por el Partido Comunista Chino para reforzar su gobierno. Las autoridades utilizaron incentivos monetarios para motivar a los no creyentes a denunciar las llamadas ‘actividades religiosas ilegales’ de las iglesias en casas, intentando producir conflictos y tensiones entre los no cristianos y los cristianos y aumentar la desconfianza entre los dos grupos”, comentó ChinaAid.

Algunas regiones de China tienen un sistema de calificación y revisión que reduce puntos a las iglesias que no cumplen con las políticas del Gobierno. Si las iglesias se niegan a corregir las violaciones u obtienen menos de 50 puntos durante dos años consecutivos, pueden perder su registro como sitios religiosos oficiales. Las iglesias cristianas que llevan logotipos religiosos o cruces pueden perder cinco puntos, al igual que las iglesias que no enarbolan la bandera nacional.

Por el contrario, la denuncia activa de actividades religiosas ilegales a las autoridades le otorgará a la iglesia cinco puntos.

Los vetos automáticos hacen que una iglesia caiga a cero puntos, por ejemplo, si desobedece al Gobierno, organiza protestas, contacta a miembros en el extranjero, contacta a miembros de grupos religiosos o dirige escuelas dominicales o campamentos de verano. Un modelo computarizado de gestión y cumplimiento está activo en algunos sitios religiosos.

En marzo de 2019, a todos los sacerdotes católicos que no se habían unido a la Asociación Patriótica Católica China (CPCA por sus siglas en inglés) en la Diócesis de Mindong se les ordenó unirse o abandonar sus iglesias. Se ofreció una recompensa monetaria aproximada de 28.600 dólares a los sacerdotes que se unieran.

La Iglesia en China continental se ha dividido durante unos 60 años entre la Iglesia clandestina, que es perseguida y cuyos nombramientos episcopales con frecuencia no son reconocidos por las autoridades chinas, y la CPCA, una organización autorizada por el régimen.

En septiembre de 2018, el Vaticano y China llegaron a un acuerdo sobre la ordenación de los obispos con la intención de normalizar la situación de los católicos de China y unificar la Iglesia clandestina y la CPCA.

Según algunos informes, la persecución del Gobierno a la Iglesia clandestina se intensificó después de la firma del acuerdo. Los críticos del acuerdo incluyen al Cardenal Joseph Zen Ze-kiun, Obispo Emérito de Hong Kong.

El trato hacia los cristianos chinos puede variar según la provincia y la localidad. ChinaAid señala que la provincia de Zhejiang ha sido “la más agresiva”, y fue el punto de partida que inició las medidas para demoler cruces.

Un apéndice del informe resume los casos de persecución en los que los individuos son hostigados, detenidos o procesados. Algunas congregaciones son declaradas ilegales y obligadas a cerrar, y la demolición forzada de cruces o iglesias.

ChinaAid fue fundada en 2002 como un grupo de defensa de los derechos humanos y la libertad religiosa en respuesta al anuncio de una sentencia de muerte para cinco líderes de iglesias en casas chinas.

Un punto del informe de ChinaAid es la nueva campaña del gobierno chino para “sinicizar” el cristianismo.

“A lo largo del año, ChinaAid observó casos crecientes de opresión religiosa, impulsados ??por la campaña del gobierno para desarrollar ‘religión con características chinas’”, dijo la ONG.

Las cruces y los edificios de la Iglesia han sido destruidos y quienes se rebelan son arrestados. Los cristianos se ven obligados a cantar canciones nacionalistas como parte de sus servicios de adoración y enfrentan discapacidades sociales, acoso y encarcelamiento.

Algunos funcionarios provinciales han eliminado todos los símbolos cristianos de los edificios y han prohibido a los niños menores de 18 años ingresar a las iglesias.

“Los funcionarios del Gobierno incluso condenaron el comportamiento de enseñar a los niños a cantar himnos en casa y lo enmarcaron como ‘ilegal’”, dijo ChinaAid.

Las agencias gubernamentales prohíben la publicación y venta de biblias no autorizadas y libros cristianos. Las nuevas ediciones de libros de texto de algunos clásicos literarios, incluida la historia “The Little Match Girl” de Hans Christian Andersen “y Robinson Crusoe” de Daniel Defoe, no tienen referencias a Dios o la Biblia.

Algunos esfuerzos para controlar el cristianismo son sistemáticos y de alcance nacional. La libertad religiosa está oficialmente garantizada por la Constitución china, pero los grupos religiosos deben registrarse con el Gobierno y son supervisados ??por el Partido Comunista Chino. El presidente Xi Jinping, quien asumió el poder en 2013 y que ha fortalecido la supervisión gubernamental de las actividades religiosas, ha impulsado la sinización de la religión.

Wang Yang, presidente del XIII Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, asistió a una reunión de líderes religiosos el 1 de febrero de 2019. La conferencia dijo que la sinicización incluiría el establecimiento de características chinas para sistemas ideológicos religiosos, estructuras institucionales y estilos ceremoniales.

En una reunión el 26 de noviembre con líderes religiosos, la conferencia consultiva discutió cómo “utilizar los valores socialistas centrales para guiar a los grupos religiosos a reinterpretar la doctrina religiosa para asegurar que cumpla con los requisitos de los tiempos progresivos”. El discurso de Wang enfatizó el desarrollo gradual de un sistema ideológico religioso que muestra las características chinas y adapta la religión a la sociedad socialista. La reunión requirió una reevaluación integral del canon religioso y reinterpretaciones para adaptarse mejor a la visión de progreso de las autoridades chinas, informó ChinaAid.

En 2018, las autoridades chinas delinearon un plan de sinicización de cinco años para los grupos protestantes oficiales, el Consejo Cristiano Chino y el Movimiento Patriótico de los Tres Seres, así como un plan de cinco años esbozado hasta 2022 para “promover la adhesión al camino de la sinicización del catolicismo bajo los auspicios de la CPCA”.

Existen planes similares para los otros grupos religiosos oficiales de China, incluidos el islam, el taoísmo y el budismo.

Algunos sacerdotes y obispos católicos han sido detenidos por las autoridades, al igual que otros ministros y laicos cristianos.

Algunas iglesias católicas no oficiales han sido demolidas, al igual que las iglesias católicas oficiales declararon haber exhibido logotipos religiosos de manera sobresaliente. Las iglesias protestantes han sufrido destinos similares, incluidas algunas congregaciones de iglesias en casas. Algunas instalaciones han sido confiscadas y reutilizadas para centros comunitarios.

El 10 de septiembre, la CPCA y la Conferencia Episcopal de la Iglesia en China emitieron una declaración conjunta que exigía izar la bandera nacional, cantar el himno nacional y oraciones por bendiciones en China. También solicitaron un informe posterior a la actividad.

El documento de ChinaAid se basa en la información de los líderes de la iglesia, su personal, los cristianos comunes de iglesias en casas y las iglesias del Movimiento Patriótico de los Tres Seres.

“Después de revisar esta información, ChinaAid ha concluido que la persecución que ocurrió en 2019 supera a la que sucedió en 2018”, dijo el informe.

El grupo sugiere que su información podría representar solo una fracción de los abusos cometidos en China, y si bien la describe como “no exhaustiva”, citó muchos casos provincias y municipios que muestran una amplia gama de abusos.

ChinaAid dijo que a diferencia de años anteriores que recopilaron de datos esta vez enfrentaron dificultades extremas para el informe de 2019. Esto ha llevado al grupo a creer que el gobierno chino está “amenazando o intimidando a los cristianos para que no denuncien los abusos a los medios internacionales”. Agregó que la “falta de apertura” de China en este asunto también ha alentado esta conclusión.

Todas las iglesias en casas sufrieron alguna forma de persecución. Todos los líderes de las iglesias en casas fueron citados o indagados por la policía. Los líderes de las iglesias en casas cerradas experimentaron al menos una detención a corto plazo.

En las zonas urbanas, las iglesias en casas se han dispersado en pequeños grupos. En las zonas rurales, la mayoría de las iglesias en casas han pasado a la clandestinidad y se encuentran “de una manera semi-secreta”. Pequeñas reuniones de miembros de iglesias prohibidas se enfrentan a constantes hostigamientos y redadas por parte de las autoridades”.

Las autoridades chinas exigieron que las celebraciones religiosas de Nochebuena y Navidad se realicen en las grandes ciudades para admitir solo cristianos con boleto y excluir a los no cristianos y a quienes no tenían boletos.

Algunos predicadores deben presentar sus sermones a los funcionarios con anticipación para su revisión e inspección.

Algunas iglesias en casas se han visto obligadas a firmar acuerdos que requieren que tengan un lugar específico y un tiempo de reunión, un número limitado de personas y que establezcan actividades. Deben tener un equipo de supervisión, agendas y registros de acciones, regulaciones de seguridad y equipo contra incendios. Se les prohíbe cambiar de ubicación o tamaño, aceptar ofertas o establecer cuentas bancarias, invitar a extranjeros a predicar u organizar eventos de avivamiento o bautizos.

Las autoridades chinas con el Departamento de Trabajo del Frente Unido y el documento de seguridad pública publicaron un documento sobre cómo combatir la “infiltración religiosa extranjera”. Los funcionarios apuntan a evitar al establecimiento de organizaciones filiales de iglesias estadounidenses y surcoreanas que estén “en contra del Partido y el gobierno”.

Si bien los términos del acuerdo Vaticano-China se han mantenido confidenciales, según los informes, le permite al CPCA elegir una lista de nominados para obispo, de entre los cuales el Papa luego seleccionaría para hacer su nombramiento.

El Cardenal Zen ha sido un crítico abierto del acuerdo, calificándolo como un acto de “rendición descarada” al gobierno comunista.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.