ActividesIglesia en MundoUltimas Noticias

Prefecto de Doctrina de la Fe invita a “dejarnos transformar” por la mirada de Dios este Adviento

El Cardenal Víctor Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, invitó a los fieles a dejarse “transformar” por el Señor durante su homilía en la toma de posesión de su título cardenalicio en Roma. 

El conocido como “Tucho” Fernández y considerado también como el “teólogo del Papa Francisco” tomó posesión de la Diaconía de los Santos Urbano y Lorenzo a Prima Porta en una Misa celebrada el domingo 3 de diciembre a las 11 horas (hora de Roma).

El purpurado argentino fue creado cardenal por el Papa Francisco en el consistorio del 30 de septiembre de este año, poco después de comenzar su nuevo cargo al frente de uno de los dicasterios de mayor relevancia del Vaticano.

Al inicio de su homilía, el Cardenal Fernández destacó la importancia de la “armonía” dentro de las familias, al tiempo que invitó a los presentes a rezar para que el Señor “arroje luz” sobre aquello que “más necesitáis en este momento de vuestra vida”.

Tras unos segundos de oración personal, el prefecto del Dicasterio para la Fe reflexionó sobre las lecturas del día e instó a que la Palabra de luz “nos ayude a entender el sentido de nuestra vida y por qué vivimos”.

Confianza y atención

De la primera lectura, el Cardenal Fernández destacó dos palabras: confianza y atención. Afirmó, además, que “son dos cosas que nos ayudan a vivir en paz”.

En cuanto a la primera, puntualizó que se trata de “dejarnos transformar y conducir” por el Señor. 

En este sentido, invitó a los presentes a pronunciar “con el corazón” la frase “Tú, Señor, eres nuestro Padre”, y a mirar sin miedo a los ojos de Dios, quien nos invita “a tener una relación personal con Él”.

Animó también a los fieles a dejarse modelar por el Señor, pues Él “sabe mucho mejor que yo aquello que necesito”. De esta manera, aseguró, podrá “iluminar nuestra vida y transformarnos”.

Recordó que muchos santos son ejemplo de esta confianza en el Señor, como Santa Teresa de Lisieux o San Francisco de Asís.