Vivencia del ‘mes misionero’ en tiempo de pandemia

“En este tiempo tan complejo que vive la humanidad por cuenta del coronavirus, se multiplicaron las iniciativas de evangelización en favor de las misiones”, así lo reconoció el padre Ramiro Antonio López Montoya, director del Departamento de Animación Misionera de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), quien aseguró que la pandemia no fue impedimento para desarrollar las actividades propuestas para animar el mes misionero.

El sacerdote compartió cuatro temas específicos que desde esta dependencia se desarrollaron a lo largo del mes de octubre:

La formación. Explicó que para poder anunciar la palabra de Dios es importante que todo bautizado se forme, conozca la doctrina de la Iglesia y profundice en el conocimiento de Jesucristo. Por ello, se realizaron varias charlas sobre el tema de la misión ad gentes, que llegaron a los miembros de los comités regionales de misiones, constituidos en las Jurisdicciones Eclesiásticas.

La oración. Aquí, expuso que se promovieron iniciativas desde el santo rosario por las intenciones del Papa, el rosario misionero, jornadas de oración en las jurisdicciones, exposiciones del Santísimo, celebraciones de la Eucaristía. Al respecto indicó que “todo ello porque es necesario saber que el cristiano debe orar para pedirle al dueño de la mies que mande operarios a su mies. Además, para apoyar la labor de la evangelización que se realiza en los lugares de misión. Por eso es fundamental la oración”.

La caridad misionera. El padre López explicó que todo cristiano está llamado a ser misionero, y desde esta perspectiva, agregó “todos podemos aportar nuestro trabajo, nuestra entrega, es decir, surgen diferentes iniciativas desde las cuales nosotros podemos ayudar a las misiones”.

Anotó que este año, a pesar del desarrollo de la pandemia, la Iglesia promovió la colecta DOMUND en las parroquias y en las comunidades, recursos que son invertidos luego en apoyar el trabajo de misioneros y misioneras.

Los testigos de la misión de ayer y hoy. Frente a este último tema, señaló que la Iglesia se dio a la tarea de estudiar la vida de los santos canonizados en Colombia. “Testimonio como el de la madre Laura, el padre Marianito y de otros hombres y mujeres que son un estímulo para muchos en el camino de la fe”.

Asimismo, el director del Departamento de Animación Misionera de la CEC, expuso otras iniciativas que se realizaron virtualmente durante este mes de octubre; algunas a nivel académico con universidades, con los seminarios misionales y las jurisdicciones eclesiásticas. Destacó de manera particular el desarrollo de una jornada vocacional misionera, impulsada por las Obras Misionales Pontificias (OMP) y por la CEC, a través de los departamentos de Ministerios Ordenados y Vida Consagrada y el de Animación Misionera.

“Esta jornada, emitida por el canal Cristovisión, fue dedica a promover el cultivo de la vocación y saber que fundamentalmente la misión es tarea de todo bautizado; también nos ayudó a recordar el llamado especial que el Papa nos hace para que quienes estamos dedicados al sacerdocio y a la vida consagrada anunciemos a Jesucristo en los diferentes contextos”, aseveró.

Retos hacia el futuro para las misiones
Advirtió que si bien el trabajo de las misiones tiene muchos frentes por desarrollar, en este momento queda seguir trabajando para poder realizar el XIII Congreso Nacional Misionero, que por causa de la pandemia no se pudo efectuar este año.

Otro aspecto que resaltó como acción, es continuar el trabajo con los comités regionales de misiones con el fin de consolidar el tema de la cooperación misionera y de allí poder ayudar a los vicariatos, a las zonas de misión, que desde la CEC se le ha llamado el “hermanamiento misionero”.

Explicó que, frente el requerimiento de los laicos por adquirir una formación adecuada para hacer misión, se continuará como prioridad con estos procesos de enseñanza.

¿Cómo asumir el compromiso misionero desde nuestra realidad?
Tenemos el ejemplo de santa Teresita del Niño Jesús. Ella es patrona universal de las misiones y nunca salió del convento. Pero ella entregó su vida en sacrificio desde la oración, desde la entrega, desde el trabajo de cada día, desde el silencio… desde ahí se puede hacer misión, sobre todo porque la misión empieza con el testimonio de vida. A Jesucristo se le anuncia con el testimonio. Entonces, una persona con su testimonio puede hacer misión sin salir de su casa y ese testimonio va contagiándose y va haciendo que las otras personas se acerquen al Señor”, puntualizó.