SEGUNDO DÍA

Segundo Día N.V.C

 

Saludo.

Sean todos bienvenidos al encuentro con  Nuestra Madre María Santísima, bajo la advocación del Carmen. En un momento de silencio, pongamos en las manos de Dios Padre, todas nuestras intenciones y acerquémonos a Él confiadamente, seguros de que por su gran misericordia serán escuchadas todas muestras suplicas.

 

 

Iluminación Bíblica:

Hebreos 4, 15 – 16

“Nuestro sumo sacerdote no se queda indiferente ante nuestras debilidades, pues ha sido probado en todo igual que nosotros, a excepción del pecado. Por lo tanto, acerquémonos con plena confianza al Dios de bondad, a fin de obtener misericordia y hallar la gracia del auxilio oportuno”.

Palabra de Dios.

 

Reflexión

La carta a los Hebreos que acabamos de escuchar nos muestra a Jesús como el Sumo Sacerdote. Es importante recordar que: un sacerdote es el  servidor del altar y un mediador en la vida espiritual. Además, el sumo sacerdote es elegido y apartado de entre todos los demás sacerdotes. Por lo tanto, era el único que podía entrar al Lugar Santísimo.

Pues bien, el texto nos presenta tres elementos importantes: 1) Una característica de Jesús como sumo Sacerdote; 2) una invitación y 3) Un Objetivo.

Nuestro Sumo Sacerdote Jesucristo, nacido de la Virgen María,  no es indiferente ante nuestras debilidades, no olvidemos que es verdadero Dios, pero también es verdadero hombre, que fue probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado. Por lo tanto, nos comprende perfectamente. Él conoce nuestro dolor, nuestro sufrimiento, nuestras alegrías, nuestras esperanzas, nuestras debilidades…etc. y cuando le hablamos Él sabe cómo nos sentimos.   

El Segundo elemento nos muestra la figura de Dios Padre lleno de infinita Bondad, por lo tanto, nos hace la invitación para que nos acerquemos a Él y descubramos la revelación de un Dios que es amor y lleno de misericordia. Manifestado en la persona de su Hijo Jesucristo al hacerse hombre en las entrañas de la virgen María; que con su amor maternal nos invita a acercarnos a  Él,  con plena  confianza sin temores, sin recelos, sin miedos, pues, Él es un Dios que acoge y que ama.

Finalmente el texto señala otro elemento: alcanzar un objetivo. El acercamiento a Dios, no nos puede dejar de la misma manera,  tiene como propósito Obtener misericordia y hallar la gracia del auxilio oportuno, es decir,encontrar esa paz espiritual que solo proviene de Dios y que transforma al ser humano.

En este contexto, María juega un papel importante como Madre de Misericordia en dos situaciones importantes del plan de Dios:

María es Madre de Misericordia porque Jesucristo, su Hijo, es enviado por el Padre como revelación de la Misericordia de Dios. Él ha venido no para condenar sino para perdonar, para derramar misericordia. Y la misericordia más grande radica en su presencia en medio de nosotros y en la llamada que nos ha dirigido para encontrarlo, seguirlo y proclamarlo, junto con Pedro, como «el Hijo de Dios vivo».

Es Madre de Misericordia porque Jesús le confía su Iglesia y toda la humanidad, cuando a los pies de la Cruz acepta a Juan como hijo. María, en perfecta docilidad al Espíritu, experimenta la riqueza y universalidad del amor de Dios, que le dilata el corazón y le capacita para abrazar a todo el género humano. De este modo, se nos entrega como Madre de todos y de cada uno de nosotros. Se convierte en la Madre que nos alcanza la Misericordia Divina.

Hoy somos invitados a pedir la intercesión de María como Madre de Misericordia, ante su hijo Jesucristo, para que siguiéndolo y acercándonos a Él, nos transforme por su Gracia y nos renueve por su misericordia, para no ser indiferentes ante los errores y debilidades  del hermano que vive a nuestro lado. Solo así podemos construir una Iglesia comunión y una sociedad en donde llenos del amor y la misericordia de Dios Padre, se tejan procesos de reconciliación y de paz.

 

Oración comunitaria.

Hermanos, presentemos nuestras súplicas a Nuestro Señor Jesucristo, quien nos revelo la misericordia y el amor de Dios Padre y digámosle con confianza:

Respuesta: Jesús, en Ti confío.

  • Por nuestra Iglesia, para que siempre haga presente en medio del mundo el amor y la misericordia de Dios. Roguemos al Señor.
  • Por nuestro obispo y sacerdotes de la Diócesis de Granada en Colombia,  para que con su oración, su palabra, y su acción, siempre hagan presente en medio del mundo el amor misericordioso de Dios. Roguemos al Señor.
  • Por nuestras familias, para que, fijando la mirada en Cristo Resucitado, se dejen llenar e impregnar por su Espíritu, para que puedan así brotar sentimientos de amor, perdón, reconciliación, paz y  felicidad. Roguemos al Señor.
  • Por nuestro país Colombia, para que, comprendiendo y acogiendo plenamente el mensaje de un Dios misericordioso, sea una nación en donde la misericordia y la solidaridad rijan nuestras relaciones. Roguemos al Señor.

 

Oración conclusiva

Señor, que por Tu infinita misericordia nos has creado, redimido, y nos tienes dispuesta la gloria eterna, haz que demos en esta vida abundantes frutos de misericordia, para que el mundo te pueda conocer a través de nuestras obras y glorifique Tu Santo nombre. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Compromiso.

Hacer un listado de las personas con las cuales nos hemos enemistado y llevarlo al día siguiente. Antes de iniciar el rezo de la novena o la celebración de la Eucaristía, en un momento de silencio ponemos esta lista como intención (Esta acción se hace en silencio y la lista la conserva cada persona). Junto con esta acción vamos a pedirle a Dios que nos transforme por su Gracia y nos renueve por su misericordia, para superar los obstáculos y las diferencias que puedan causar dicha enemistad y así ser agentes portadores de la misericordia de Dios Padre.

Por: Jaime Jiménez Jiménez.

 

 

zitfrid

Administrador técnico del sitio web