Sexto día en honor a la Virgen del Carmen

DÍA SEXTO

LA GLORIA DE DIOS PADRE,

RESPLANDECE EN EL ROSTRO DE CRISTO

(Misterio de la transfiguración)

Nos hemos congregado en este sexto día de la novena a la Virgen del Carmen, en este ambiente jubilar de los 50 años de evangelización, en nuestra Iglesia Particular, donde recordamos a muchos hombres y mujeres que gastaron su vida en el anuncio del evangelio, haciendo propia la configuración con Jesucristo por el sacramento del bautismo, al transfigurar el amor de Dios como Padre para sus hijos. Recordemos a los padres salesianos e Hijas de María Auxiliadora que han sido para nosotros maestros del amor a la Virgen, construyendo el Reino de Dios, a través de sus obras: colegios, parroquias e internados.

Lc 9, 28-36

“Unos ocho días después de estos discursos, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan y subió a un cerro a orar. Y mientras estaba orando, su cara cambió de aspecto y su ropa se volvió de una blancura fulgurante. Dos hombres, que eran Moisés y Elías, conversaban con él. Se veían en un estado de gloria y hablaban de su partida, que debía cumplirse en Jerusalén. Un sueño pesado se había apoderado de Pedro y sus compañeros, pero se despertaron de repente y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Como éstos estaban para irse, Pedro dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno que estemos aquí! Levantemos tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Pero no sabía lo que decía. Estaba todavía hablando, cuando se formó una nube que los cubrió con su sombra, y al quedar envueltos en la nube se atemorizaron. Pero de la nube llegó una voz que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo.» Después de oírse estas palabras, Jesús estaba allí solo. Los discípulos guardaron silencio por aquellos días, y no contaron nada a nadie de lo que habían visto”.

zitfrid

Administrador técnico del sitio web