SÉPTIMO DÍA

Séptimo Día

Saludo.

Bienvenidos a nuestro séptimo día de la novena en honor de Nuestra Señora del Carmen, momento propicio para reflexionar sobre el seguimiento de Jesús, escuchar a María  que nos muestra a su Hijo para construir una vida en paz y reconciliación.

 

 

Saludo Trinitario: En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Iluminación Bíblica: Lc 2, 21. 26- 35.

Al octavo día, al tiempo de circuncidarlo, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de que fuera concebido. Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que esperaba la liberación de Israel y se guiaba por el Espíritu Santo. Le había comunicado el Espíritu Santo que no moriría sin antes haber visto al Mesías del Señor. Conducido, por el mismo Espíritu, se dirigió al tiempo. Cuando los padres introducían al niño Jesús para cumplir con él lo mandado en la ley, Simeón lo tomo en brazos y bendijo a Dios diciendo: Ahora, Señor, según tu palabra, puedes dejar que tu sirviente muera en paz porque mis ojos han visto a tu salvación, que ha dispuesto ante todos los pueblos como luz para iluminar a los paganos y como gloria de tu pueblo Israel.

El padre y la madre estaban admirados de lo que decía acerca del niño. Simeón los bendijo y dijo a María, la madre: Mira, este niño está colocado de modo que todos en Israel o caigan o se levanten; será signo contradicción y así se manifestaran claramente los pensamientos de todos. En cuanto a ti, una espada te atravesará el corazón”.

Palabra de Dios.

Reflexión.

La salve es una oración que expresa sentimientos de amor por María, porque nuestros padres nos la enseñaron desde nuestra infancia y nos motivaron a reconocer a la Madre de Dios como la predilecta que nos muestra a su Hijo y es instrumento de salvación. El texto bíblico de Lc 2,21-35 propuesto para este día presenta a la Virgen María fiel a las tradiciones de su pueblo y a lo mandado por el Señor. Ella cumple tres ritos establecidos por la ley: la circuncisión del niño a los ocho días de nacido (Lv 12,3) momento en el cual se le imponía el nombre; la presentación en el Templo por tratarse del primogénito varón  (Ex 13,2.12.15) y la purificación de la madre.

En  el desarrollo de estos ritos vemos a la Virgen María con su corazón lleno de fe que reconoce a su hijo como don de Dios; con sus gestos, acciones y actitudes ella nos hace ver el verdadero rostro de Dios que nos ama. La Virgen María fue instrumento de salvación, desde su respuesta afirmativa a Dios y llevando en su vientre a Jesús permite la vida, el cumplimiento de la ley y reconocimiento de su hijo como Regalo de Dios nos invita a luchar por el respeto a la vida, a dar amor y educar a los hijos, a construir escenarios de paz y reconciliación siempre al servicio de la justicia. Es tarea primordial de toda madre respetar la vida desde el vientre, luchar por hogares bien constituidos, llenos de fe, amor, paz y diálogo.

Pidámosle a Nuestra Señora del Carmen que interceda ante su Hijo para que cada familia, muestre el rostro de Cristo y se respete la vida desde su concepción hasta su muerte natural; que los hogares de nuestra Diócesis sean escuelas domésticas donde reine el amor y la paz; y que los hijos conozcan la ternura de Dios en cada gesto, caricia y actitud de sus padres.

Oración comunitaria.

Querida comunidad supliquémosle a Dios, fuente amor, que atienda nuestras súplicas y oraciones en este día. Nos unimos diciendo.

Respuesta: Dios de la vida, escúchanos.

  • Por todas las madres de nuestra Diócesis para que con su testimonio de vida muestren en sus hogares el rostro de Cristo. Oremos
  • Por todos los niños de nuestras comunidades parroquiales para que sean educados con valores humanos y cristianos a ejemplo de la familia de Nazaret. oremos
  • Por todos los que estamos reunidos aquí en este de día de la novena, para que el amor de María nos impulse a construir escenarios de paz y reconciliación.

Oración conclusiva.

Padre de amor, mira a  esta porción de tu Iglesia en oración. Escucha nuestras plegarias y concédenos la alegría de  vivir de acuerdo con tus mandamientos. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

9. Compromiso.

Los padres tendrán gestos de amor para escuchar a los hijos.

Por: Padre. José Camacho Tunarrosa.

zitfrid

Administrador técnico del sitio web